domingo, 2 de noviembre de 2014

Cómo abrir una tienda online en Colombia

Si ofreces un producto o servicio y no sabes como masificarlo, abrir una tienda online puede ser una de las opciones más acertadas, pues implica una menor inversión, si lo comparamos con un negocio tradicional y los costos que acarrea empezar con una empresa.

Expertos del marketing online coinciden en que la creación de una tienda online puede darse en tres sencillos, aunque no siempre simples, pasos.

Lo primero que se debe tener en cuenta es, por supuesto, el nombre del dominio. Y si eres lo suficientemente creativo, un dominio llamativo y de fácil recordación te asegurará parte del éxito. La compra del dominio va de la mano de la compra del hosting, es decir, el sitio donde se alojará virtualmente tu tienda. En cuanto a costos, esto no suele representar grandes inversiones, si tenemos en cuenta que no necesitamos, al menos en principio, de infraestructura física.

Acto seguido deberás pensar en el administrador de contenido (CMS) para la tienda en línea. Muchos de los CMS son gratis. Este administrador te permitirá, en términos prácticos, poner a funcionar el "carrito de compras". Escoge la opción que más se ajuste a tus necesidades, pensando también en las funcionalidades que quieras darle a la tienda (clientes, inventarios, promociones, precios, productos en stock, etc.).

Por último deberás fijar las opciones de pago de tu tienda online. Lo más recomendable es que cuentes con sistemas que permitan el pago en línea y fuera de línea, pues aunque las compras se hagan en la red, no siempre los usuarios dispondrán de medios electrónicos de pago, aunque sean los más comunes. Dentro de las opciones puedes ofrecer pago en línea con tarjetas débito y crédito, pagos contraentrega y/o consignaciones bancarias. Si necesitas hacer envíos, puedes hacerlos con Loenvío (www.loenvio.co), el primer comparador de precios y servicios de envío de paquetes en Colombia.

jueves, 25 de setiembre de 2014

Empezando un negocio online en Colombia

Todos alguna vez hemos soñado con tener nuestro propio negocio. Muchos podemos tener las ideas en la cabeza, pero tal vez no sabemos cómo materializarlas y llevarlas del papel a la realidad.

Lo cierto es que hoy en día es más común y más fácil empezar un negocio en Colombia. Más aún si es un negocio online que, por lo general, ofrece mayores posibilidades de emprendimiento con un menor presupuesto o inversión.

Las tecnologías se han convertido en las aliadas de los innovadores, pues ofrecen escenarios del mundo digital mediante los cuales podemos diversificar las plataformas y los canales de desarrollo empresarial.

Y es que si hablamos de emprendimiento, no podemos detenernos exclusivamente en el ámbito económico, pues no se trata de lograr una simple independencia financiera. El emprendimiento también implica mejorar nuestro estilo de vida, tener tiempo para nosotros mismos y para compartir con nuestros seres queridos y, sobretodo, dedicarnos a aquello que realmente nos apasiona. Y las ideas que cambian la rutina son las que verdaderamente podemos considerar como innovadoras.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos seguir algunas recomendaciones. De hecho, Guía Startups para Emprendedores Ingeniosos ofrece unas muy sencillas pero útiles.

1. Analizando el mercado: Hay que saber qué terreno es el que se está pisando. Analizar el comportamiento de nuestros clientes frente a lo que nosotros ofrecemos y le ofrecen los demás. Sí, nuestra competencia ¿Cuáles serían esas barreras del mercado? Cuál es el panorama con el que me voy a enfrentar, el análisis de mi entorno, etc.

2. Los clientes: Uno de los factores determinantes para el éxito de nuestro negocio, más aún si es un negocio online, pues necesitamos conocer nuestros usuarios potenciales, comprender su lenguaje, entender sus necesidades y saber qué es lo que buscan.

3. Los riesgos: Si hablamos de un negocio online, es bueno tener presente que algunos de los riesgos se pueden generar por los gustos de los usuarios, pues están en constante cambio. Reconocer dichos riesgos, trazar algunos lineamientos y determinar las señales de alarma, nos pueden ayudar a convertir las amenazas en oportunidades y en momentos para innovar. El aprovechamiento de estrategias digitales de medición y el ganar la confianza de nuestros clientes o usuarios, entre otras, son medidas que nos pueden ayudar a fijar esos riesgos y minimizarlos.

4. Ventajas competitivas: No es en vano que dos cabezas piensan mejor que una. Seguramente en nuestro equipo de trabajo hay personas con diferentes visiones y perspectivas. No todos tenemos las mismas cualidades o destrezas, por lo que la combinación de las mismas puede ser en sí el elemento diferenciador para nuestro negocio. Por otro lado, el manejo de software y de campañas y estrategias atractivas a través de plataformas multimedia, puede convertirse en ese plus que marcará la diferencia.

Seguramente se hará necesario que se sigan ciertos trámites, así se trate de un negocio online que pueda parecer sencillo, pero generalmente estas dudas se resuelven en las Cámaras de Comercio, que son las entidades que conocen todo lo relacionado con legislación y normas.

Lo más importante es, sin duda, tener las ganas de materializar esa idea, pues la actitud frente a nuestro negocio es un determinante para el éxito del mismo.